Saltar al contenido →

Butlletí 45

Núm. 45 Octubre de 2003

Index

  • EL RORSCHACH Y EL ELEFANTE
  • SESIÓN ABIERTA DEL 4 DE OCTUBRE: La rebelión contra la no emancipación de los padres
  • Recerca i Publicacions

 

EL RORSCHACH Y EL ELEFANTE

La repetida observación de que las personas que perciben elefantes (D1 en la L.II o D2 en la VII) o en particular la cabeza de un elefante (D3 en la L.VII invertida), junto con “murciélago” y/o “mariposa” en las L.I y V, además de otros contenidos indicativos de una identidad y/o rol sexual confusos, llevó a una revisión de 387 protocolos de Rorschach de pacientes adultos (20 a 65 años de edad) con el fin de conocer la frecuencia y significación de esta combinación de datos.

Basado en el hecho de que Exner (1974) mencionó que “…sujetos femeninos tienden a dar la respuesta “mariposa” a la L.I más que los masculinos. Esto es cierto también en las respuestas a la L.V” (p. 131), y que de acuerdo con Schwartz y Rosenberg (1955) el dibujo de un elefante (Test del Dibujo de un Animal) “parece resumir el conflicto edípico” (p. 735) (aunque “las mujeres responden mucho menos frecuentemente con el dibujo de un elefante” que los hombres -adultos-), “en las pocas ocasiones en que este animal fue obtenido de mujeres adultas, se evidenció fuertemente una situación edípica invertida” (p. 735), en otros datos clínicos se hipotetizó que también en el Rorschach la percepción de elefantes, especialmente en la L.VII -la femenina- pudiera señalar una situación edípica invertida y también una identidad y/o rol sexual confusos. En particular si al mismo tiempo sujetos masculinos percibiesen “mariposas” en las L.I y V o diesen ambas respuestas a esas láminas, y si sujetos femeninos percibiesen “murciélagos” o ambas respuestas en esas mismas láminas. El dar ambas respuestas ilustraría la indecisión de los sujetos con respecto a su propia identidad y rol sexual.

La revisión resultó en sólo 30 protocolos (8%) en que se registraron aspectos de esta combinación de datos, 14 mujeres (de 20 a 50 años de edad; media: 37.75) y 16 hombres (de 20 a 44 años de edad; media: 29.87).

Método

Los protocolos que fueron extraídos de un banco de datos disponible de pacientes adultos, sobre la única base de la presencia del contenido elefante en las L.II y VII, si además fuera posible junto con la mariposa y/o murciélago en las L.I y V. Asimismo se registró el contenido humano popular de la L.III -cuando estuvo presente- además de la razón H: (H)+Hd+(Hd). Se incluyó esta última siguiendo la indicación de Exner (1991) de que “Si la mayoría de los contenidos humanos son codificados Hd o tienen contenidos humanos entre paréntesis, esto sugiere que la autoimagen y/o el valor del self tienden a estar basados predominantemente en lo imaginario antes que en la experiencia real. Sujetos así a menudo son menos maduros y frecuentemente tienen nociones muy distorsionadas de sí mismos” (p. 176).

Resultados

En los 16 protocolos masculinos se registraron 4 elefantes en la L.II y 12 cabezas de elefante en la VII (invertida, D3), mientras que el contenido murciélago y/o mariposa estaba irregularmente distribuido: la L.I tuvo 4 mariposas y la L.V 3, coincidiendo con el mismo contenido en la L.I; ambos contenidos juntos (mariposa y murciélago) aparecieron una vez en la L.I y dos veces en la V. Cuatro sujetos percibieron solamente el murciélago en la L.V y en dos protocolos estos contenidos no estaban presentes.

En 10 protocolos el contenido humano a la L.III (presente en 15 de los 16 sujetos) estaba sexualmente confundido o desvalorizado. En cuanto a la razón H:(H)+Hd+(Hd), en el 75% de los casos H pura era menor y en el restante 25% H pura era igual a (H)+Hd+(Hd).

La “típica” combinación de elefante más murciélago y/o mariposa apareció solamente en tres protocolos masculinos, en los cuales la información derivada de la L.III apunta claramente a problemas de identidad y H pura era menor que (H)+Hd+(Hd).

Hombre de 27 años, soltero: L.III D+1: “Dos figuras bailando alrededor de un recipiente, grotescos, un ballet… son hombres con una rodilla ridícula (Dd26), zapatos, camisa, cogiendo algo”; L.V, W: “Un murciélago, de este lado -L. invertida- podría ser una mariposa”; L.VII invertida, D3: “Dos cabezas de elefante”.

Hombre de 40 años, casado: L.I, W: “Una mariposa”; L.III, D+1: “Estas parecen dos mujeres negras pequeñas, trabajando con algún tipo de olla. Son figuras que no son ni tan masculinas ni tan femeninas, la parte superior con pecho, la inferior con pene“; L.V, W: “Esto me parece una mariposa”; L.VII invertida, D3: “Estas cabecitas, una animal, elefante u oso hormiguero… también el hombre elefante de la película… los ojos y dos trompas no muy desarrolladas y también esos matices fibrosos de la enfermedad del hombre elefante”.

Hombre de 20 años, soltero: L.I, W: “Una mariposa”; L.V, W: “Una mariposa”; L.VII invertida, D3: “o un elefante con el ojo y la trompa, la cabeza”. Este sujeto no dio la respuesta popular a la L.III. En el examen de límites pudo ver: “Parecen dos mujeres con una cesta pero con cabezas de pájaro, una rodilla rara (Dd26), como tirando de algo”.

En un protocolo el tema murciélago / mariposa no estaba presente pero la confusión de identidad era igualmente clara:

Hombre de 35 años, casado: L.I, W: “Un murciélago”; L.III, D+1: “Estas son dos personas, cabeza, cuerpo, brazos, y piernas, son dos hombres con penes…parece que están depositando algo, llevando sacos, parecen hombres-mujeres, tienen pene y pecho”; L.VII invertida, D3: “Esta es la cabeza del hombre elefante, de la película… sólo la cabeza, yo vi la película”.

En las 14 mujeres la distribución fue muy diferente: el elefante apareció 7 veces en la L.II, y en la VII 4 veces en global (W), 1 vez en el D2 y 3 veces en el D3 (invertido), con una sola excepción, siempre junto con murciélagos o murciélago / mariposa en las L.I y/o V: 6 murciélagos a la L.V, 2 a la I, ambos contenidos en V=3, ambos en I=1; murciélago solo en I y V=1 y en un protocolo mariposa en ambas láminas = 1.

Figuras humanas desvalorizadas aparecieron en 6 ocasiones pero sin respuestas de clara confusión de identidad o rol sexual. En el 65% H pura era menor que (H)+Hd+(Hd), en 28% H pura era igual y solamente en un caso H pura era mayor con sólo 3 respuestas de contenido humano total. Nuevamente, la “típica” combinación de elefante, murciélago y/o mariposa se halló en sólo tres protocolos junto con figuras humanas desvalorizadas en la L.III y H pura menor que (H)+Hd+(Hd):

Mujer de 28 años, casada: L.II, D+1: “Oh, ¡qué difícil! …dos elefantes o dos animales juntos, mirándose, las orejas”; L.III, D9: “¿Qué es esto? difícil, me voy a marear, el cuello, la cara, parecen caricaturas, ¡qué raro! Parecen payasescas… no sé qué decir… inclinadas, vestidas”; L.V, W: “Un murciélago”.

Mujer de 38 años, soltera: L.III, WS+: “Estos parecen estar peleando por algo en el medio (D3)… y estos detrás de sus cabezas (D2) los están azuzando… ambos llevan tacones, dos señoras con delantales blancos, sí, parecen dos sirvientas, la pelea típica y tópica de amas de casa o sirvientas”; L.V, W: “Esto no sé, podría ser una mariposa o un murciélago”; L.VII, W: “Podrían ser dos elefantitos, las formas fetales, las orejas no muy grandes… las dos formas pequeñas debajo (D4) animales pequeños, claro, esto podría ser un juguete y estos están sosteniendo a los elefantitos de arriba”.

Mujer de 31 años, soltera: L.III, D+1: “Aparentemente todo viene en parejas, un espejo reflejando la figura, dos señores saludándose o dos pájaros, porque las cabezas son de pájaro y la ropa de hombres… por la actitud tan ceremoniosa con los sombreros en las manos, pájaros muy picudos”; L.V, W: “Un murciélago”; L.VII, W: “¿Qué podría ser esto? …unos elefantitos en una pose de danza, esta parte (D4) solo una base… me recordó a elefantes en el circo cuando están saludando al público”.

Discusión

Parece claro que en esta pequeña muestra de 30 casos, los hombres perciben más cabezas de elefante en la L.VII invertida (D3) que las mujeres, en quienes este contenido es más frecuente en la L.II.

En lo que concierne al contenido murciélago / mariposa, los resultados son más ambiguos, pero las mujeres son más consistentes en elegir el murciélago en la L.I o más frecuentemente en la V, mientras que, en los 30 protocolos, ver ambos contenidos en estas dos láminas no es frecuente (23%).

La confusión de identidad y rol sexual es más evidente en los hombres (10 protocolos o 62.5%), mientras que la desvalorización es más frecuente en las mujeres (6 protocolos o 43%) -(53% de la muestra total)-, pero el hecho que en todo el grupo el 65% de las mujeres y el 75% de los hombres tiene H pura menor que (H)+Hd+(Hd) enfatiza las nociones distorsionadas que la mayoría de estos sujetos tienen de su autoimagen.

Estas breves observaciones pudieran llevar a la hipótesis de que la “cabeza de elefante” en la L.VII invertida (D3) parecería ser más importante en la cuestión relativa a la confusión de rol e identidad en los hombres que los elefantes de la L.II. El hecho que esta última es una respuesta popular la pudiera hacer menos significativa en general, pero, sin embargo, los datos del grupo femenino parecerían contradecirlo.

En relación a la significación -si hay alguna- de las posibles implicaciones del contenido murciélago / mariposa, los resultados son claros en los ejemplos antes citados, pero todavía poco concluyentes debido a la pequeñez de la muestra estudiada.

En cuanto a la observación de Schwartz y Rosenberg (1955) acerca de que el elefante resume el conflicto edípico en general, y especialmente un edipo invertido en las mujeres (que dibujan un elefante), este estudio con el elefante y el Rorschach sugeriría que esto pudiera ser cierto en algunos pocos casos; curiosamente tal vez con mayor claridad en hombres que en mujeres. Posiblemente pudiera decirse lo mismo respecto de la combinación elefante-murciélago / mariposa. De todos modos, su presencia debe converger necesariamente con otros indicios de una autoimagen distorsionada y de confusión en la identidad o rol sexual.

Finalmente, es evidente que este pequeño estudio piloto sólo es sugerente y necesitaría un número mucho mayor de sujetos para ser significativo (si es que llegase a serlo). Además, el bajo porcentaje de contenidos coincidentes (8% del banco de datos consultado -387 protocolos- los 30 casos aquí estudiados) en los que solamente un número pequeño de protocolos cumplieron los resultados esperados (los 6 casos antes citados, o sea el 20%) muestra nuevamente que la presencia del elefante más el tema murciélago / mariposa puede ser engañosa. Con todo, fue divertido hacer esta revisión y aún cuando los resultados no son significativos, sin embargo constituyen una ilustración de los innumerables datos que pueden alertar al psicodiagnosticador de la posible presencia de confusión en la identidad y/o rol sexual, o desvalorización de la autoimagen en un protocolo de Rorschach.

Vera Campo

Bibliografía

EXNER, J. E. (1974). The Rorschach: A Comprehensive System. Vol.I New York: John Wiley & Sons, Inc.

EXNER, J. E. (1991). The Rorschach: A Comprehensive System. Vol.II(segunda edición). New York: John Wiley & Sons, Inc.

SCHWARTZ, A. A. & ROSENBERG, I. H. (1955). Observations of thesignificance of animal drawings. American Journal of Orthopsychiatry, 25, 729-746.

 

SESIÓN ABIERTA DEL 4 DE OCTUBRE:

La rebelión contra la no emancipación de los padres

Pere Barbosa

El pasado 4 de octubre estudiantes y profesionales interesados en el abordaje terapéutico de la adolescencia tuvimos la oportunidad de disfrutar de la experiencia clínica y docente de Pere Barbosa, quien nos brindó un caso clínico ilustrativo de la problemática central de este período de la vida.

Partiendo de la definición de la adolescencia como transición entre la infancia y la madurez en la que se deben abordar duelos diversos: no sólo de la identidad y del cuerpo infantil sino también la pérdida de los padres de la infancia.

Para superar esta etapa de transición y llegar a consolidad una identidad adulta resulta imprescindible emanciparse de estos padres, lo que provoca al adolescente una ansiedad intensa, frente a la cual pone en marcha como mecanismo de defensa una inversión de los afectos: todo el cariño que el niño muestra a sus padres pasa a convertirse en odio al llegar la adolescencia.

En este sentido se ubica el caso presentado por P. Barbosa, un adolescente de 16 años que es traído a consulta por sus padres, alarmados ante el rotundo fracaso escolar de éste y su actitud rebelde y desafiante frente a ellos.

A través de sus gráficos – en este punto Pere Barbosa se encargó de recordarnos que se trata de mirar éstos de forma abierta, sin actitud crítica, de forma que el mirar se convierta en ver – se nos presenta su conflicto latente: en el Test del Animal dibuja un león asustado, infantil, indefenso; en el HTP dibuja una casa frágil, aislada, pura apariencia; un árbol esquemático, por hacer; y unas figuras humanas pasivas, expectantes, indiferenciadas.

En las historias que acompañan a estos dibujos expresa su necesidad de protección, la vivencia del mundo adulto como una “selva” en la que le cuesta “sobrevivir”, la búsqueda de soluciones mágicas – aspecto negativo de cara al abordaje terapéutico – pero también la necesidad de aprender para llegar a ser mayor – aspecto positivo de cara a enfrentar un vínculo entre el terapeuta y el sujeto.

Este caso ilustra cómo los tests proyectivos – en este caso los gráficos – nos ayudan a encontrar cuál es el conflicto latente y cómo este se relaciona con el conflicto manifiesto, proveyéndonos asimismo de puntos clave para orientar una posible terapia, que en este caso estaba todavía por iniciar, lo que dejó la puerta abierta a todos los posibles desenlaces.

Yolanda González

Recerca i Publicacions

Les informacions relatives a llibres que sempre són benvingudes.

El Sr. Don Viglione ha publicat un llibre dedicat als problemes de codificació del sistema comprehenssiu, de moment només està disponible en anglès però s’estan fent gestions amb ell per tal de poder-lo traduir al castellà, quan hi hagi alguna noticia en aquest sentit, us ho farem saber.