Saltar al contenido →

Butlletí 47

Núm. 47 Març de 2004

  • El Rorschach en la Nieve de Finlandia
  • Sobre el caso de Francesc Rovira
  • Recerca i Publicacions
  • Correspondencia entre las puntuaciones del Rorschach, del Modelo de los Cinco Factores y de los Trastornos de Personalidad del DSM-IV
  • Bibliografia recomanada per Rorschach Workshops, Segona Edició.

 

El Rorschach en la Nieve de Finlandia

Nuestra compañera y Presidenta de la Scrimp, Vera Campo, estuvo en Finlandia y nos contó cómo le fue. He aquí un resumen hecho por ella misma:

“en la Nieve” porque nevó todo el tiempo, lo que es muy molesto si tienes que andar a pie durante 10 minutos desde tu hotel (en Vantaa, cerca del Aeropuerto de Helsinki) hasta la Universidad donde tuvo lugar el seminario, en un programa de formación continuada para psicólogos que terminaban su curso de Rorschach, dictado por Carl-Eric Mattlar -viejo amigo de los congresos internacionales de Rorschach y de la ERA- que me había invitado para que hablara del Rorschach en los niños.

Todavía tuve suerte con el tiempo ya que sólo hizo unos pocos grados bajo cero durante el último fin de semana de Enero y también, por suerte, mis botas son suficientemente altas como para andar por la nieve que lo cubría todo. Así que de Helsinki no vi gran cosa, más que una noche cuando fuimos a cenar al centro. Pero era como estar en cualquier ciudad oscura y nevada.

Llegué un Viernes por la tarde y lo poco que vi desde el avión estaba todo blanco y gris, nevando ligeramente. A pesar de que en Finlandia también persiguen a los fumadores -lo que obliga a chupar frío (por suerte a menudo acompañada por algún participante del seminario)- conseguí una habitación de fumador en el Hotel y fumé poco ese sano fin de semana.

Para el seminario tenía preparado un caso de seguimiento de un niño entre los 5 y los 8 años, con cinco Rorschachs -caso muy generosamente cedido por Cristina Ribera, el cual iba a presentar en la reunión de verano de la Sociedad Internacional de Rorschach en Spiez, que se suspendió por falta de inscripciones- en el que se puede observar un lento deterioro que terminó en psicosis franca. A los 5 años ya tenía unos indicios marcadores de un pronóstico peligroso: 4 M, 3 de ellas negativas, un X-% de .70 , demasiados Códigos Especiales y Puntuaciones D en 0.

Como me sobró un poco de tiempo, dediqué el último tramo de las 4 horas del seminario a hablar de mi visión de y experiencia con el Sistema Comprehensivo. Los finlandeses son cautelosos, callados y muy respetuosos, así que solamente después del seminario, en la cena de despedida, me enteré de que estaban contentos con el mismo, lo que me permitió decir, en la ceremonia de clausura de su formación, que si pensaban invitarme de nuevo por favor no fuese en pleno invierno…

El Domingo a la mañana M. Esbert presentó y vendió el RIAP5, y por la tarde nevaba más fuerte así que me quedé en el hotel leyendo una interesante novela y como el Lunes tuve que salir muy temprano se comprenderá que Helsinki sigue siendo desconocida para mi.

Vera Campo

Sobre el caso de Francesc Rovira

En Noviembre nos visitó P. Erdberg, dejándonos un conjunto de ideas muy útiles, tanto sobre el Rorschach en el trabajo diagnóstico como en la comparación de sus resultados con los datos que nos ofrece el DSM IV respecto de los criterios diagnósticos para los Transtornos de Personalidad.

Al final de la Jornada en la SERYMP trabajamos lo aprendido aplicán- dolo a un caso de nuestro compañero Francesc Rovira, que dio lugar a un animado debate con la participación de muchos de los asistentes. El caso era muy interesante y, casi al finalizar, hubo un detalle que me hizo reflexionar y que quiero compartir con ustedes. Prefiero no repetir aquí todos los datos que nos aportó porque, aunque es un material intere- sante, sería largo y no agregaría mucho a lo que quiero comentar. Sólo diré algunas cosas que facilitan la comprensión de lo que me propongo transmitir: el sujeto de la exploración es un niño de unos siete años, que tiene una conducta muy conflictiva en clase; sus padres y profesores están preocupados por una parte y hartos por otra; el niño no tiene amigos y está generalmente serio; también está agresivo en casa. Otro dato significativo es que tiene una hermana menor que él, que vivió un año con los abuelos y posteriormente volvió a casa, momento en que el niño cambió su conducta y se volvió violento, ya que antes no lo era ni mostraba ninguna conducta que llamara la atención. Desde que la hermana volvió a casa y mientras sus padres trabajaban, él tuvo siete u ocho canguros diferentes, que no le aguantaban y renunciaban al trabajo.

Entre las pruebas que se le pasaron en el proceso diagnóstico, que realizó nuestro compañero Francesc Rovira, estaba el test del animal. El chico dibujó un avestruz. El cuento que escribió, lleno de faltas de ortografía y a veces con palabras mal escritas o incompletas, se entiende perfec- tamente. Lo reproduzco aquí:

La abeztruz que no ve el mundo (todo esto subrayado)

era se una vez un abestruz que nacio con su cabeza en un oyo y nunca pudo ver el mundo porque estaba enganchado y vino una serpiente, qué pasa y dijo que he nacido aquí, pos sal esque he nacio, enganchado espera dijo la serpiente y hizo un agujero y le saco le enseño lo que habia en el mundo fin (la última palabra encerrada en un círculo)

Debajo está el dibujo, muy primitivo, pero que permite entender perfectamente la idea del avestruz metiendo la cabeza en el hoyo.

Durante el debate hubo acuerdo en que el avestruz lo representaba claramente a sí mismo y a la conciencia de su situación; también hubo acuerdo en que la serpiente representaba al psicólogo que le estaba atendiendo. Pero no acertamos a entender por qué había escogido para ello ese animal. Pesó sobre nosotros todo lo que asociamos al mismo, su carácter agresivo y traicionero, venenoso, peligroso, su condición de reptil, su frialdad… y aunque alguno de los compañeros presentes lo preguntó, nadie supo responder por qué el niño había elegido un símbolo tan repugnante para nosotros y para la población en general.

Inmediatamente se cerró la sesión y yo me quedé pensando en el tema; traté de ponerme en el lugar del niño e intenté ubicarme en la situación del avestruz con la cabeza metida en un agujero en el suelo, y se me ocurrió que todos nos habíamos dejado llevar por el símbolo que para nosotros constituye un ofidio, sin darnos cuenta que otra de las características del mismo es que se arrastra, que todo él se mueve a nivel del suelo, incluyendo la cabeza, y que es un modelo ideal de acercamiento al nivel de comunicación que tiene ese chico: la cabeza apenas bajo tierra. Alguien que se arrastre hasta él, que se ponga a su altura, lo podrá ayudar a levantar poco a poco la cabeza y, como me parece que queda claro en el relato, a confiar en que se podrá desembarazar de la situación defensiva en la que se encuentra para salir a la vida y disfrutar de lo que ésta le ofrece y él no puede alcanzar, en fin, podrá desarrollar la poca esperanza que tiene.

Pero esta explicación, que me parecía la correcta, no acababa de satisfacerme en el sentido de que la serpiente es para la mayoría de la gente un animal con las características mencio- nadas y por tanto detestable, quiero decir que a la mayoría de la gente no le gusta una serpiente y, más aún, a muchas personas le causa horror; pero, pensé, también hay gente que tiene reptiles en casa como quien tiene peces. No se pueden llamar animales domésticos, pero algún afecto cariñoso le deben suscitar a estas personas puesto que las compran y cuidan. Entonces recordé que en el conjunto de material diagnóstico había expresado, con sus dificultades de escritura, tres deseos: Tener pececitos, tener una serpiente y volver a tener el perrito blanco que había perdido. Esto explicaba la utilización simbólica de la serpiente de forma aun más coherente, porque para este niño una serpiente no es en absoluto el representante simbólico de todas las caracte- rísticas que mencioné más arriba, sino que es un animal que se puede tener en casa de la misma forma que los peces o el perrito blanco, se puede vivir en su compañía.

Ahora sí es posible entender porqué nuestro compañero Francesc pudo aparecer representado por la serpiente: fue él quien se acercó al niño, habló con él, le escuchó, hizo comentarios serios y respetuosos sobre lo que el chico producía y le procuró una ayuda emocional para el futuro al preparar la derivación a una posterior psicoterapia.

Creo que esa es la clave que nos faltó, el secreto al que no se puede llegar de otra forma que empatizando con ese niño insoportable para los que lo rodean y que en el fondo sufre más que todos ellos. Nos traicionaron nuestros prejuicios, los esquemas simbólicos de signifi- cación que tenemos incorporados. Confir-mo una vez más que el único camino seguro para aproximarnos a otro ser humano y entenderle pasa por la empatía.

Silvio Sember

Recerca i Publicacions

  • Ha contactado con nosotros una colega chilena que estudia en la Universidad Autónoma de Barcelona y prepara su tesis docto-ral con el Rorschach en la depresión y riesgo de suicidio en adolescentes, y está interesada en aprender el Sistema Comprehensivo para esa finalidad.Obviamente, nuestra biblioteca le será muy útil, cosa que nos satisface. También la hemos puesto en contacto con la profesora Eugenia Vinet, de la Universidad de Temuco (Chile) experta en el S.C., que casualmente también se encuentra en Barcelona para otra tesis doctoral (ésta no con el Rorschach).
  • Nuestro compañero Josep Mª Crosas solicita alumnos para administrar el Rorschach en una investigación sobre esquizofrenia, en Sabadell.
  • Nuestra alumna de Rorschach III N. Belmonte está pasando el test a pacientes con dolor crónico, en una investigación que dirige el Dr. Rosend Camon.
  • Nuestro compañero Joaquim Corral pidió la asistencia de otra alumna de Rorschach III (Albessa, de México) para una investigación que se inicia en la Fundació Sant Pere Claver sobre la eficacia de terapias combinadas en pacientes esquizofrénicos.
  • Finalmente, el grupo de rorschachistas que colabora en la investigación KPDS y Rorschach está ya en el último tramo de su trabajo, redactando el artículo correspon-diente.

La Crips

 Correspondencia entre las puntuaciones del Rorschach, del Modelo de los Cinco Factores y de los Trastornos de Personalidad del DSM-IV

Resumen del artículo de Mihura, J.L. et al, publicado en el Journal of Personal Assessment en agosto del 2003

El objetivo de este artículo, “Correspondence among observer ratings of Rorschach, Big Five Model and DSM-IV Personality Disorder Constructs”, fue doble: por un lado revisar la propuesta de Meyer, Bates y Gacono respecto a una Escala de Evaluación del Rorschach (Rorschach Rating Scale, RRS, 1999) realizando algunas mejoras y denominándola Escala de Constructos del Rorschach (Rorschach Construct Scale, RCS) y por otro investigar las concordancias entre los constructos de personalidad propuestos por el eje II del DSM-IV-TR, el Modelo de los Cinco Factores y el Rorschach utilizando para ello el análisis factorial.

Respecto a la concordancia entre las propuestas del Modelo de los Cinco Factores – B5M (Neuroticismo, Extraversión, Afabilidad, Conciencia y Apertura), basado en una concepción dimensional, y del DSM-IV-R (tres clusters de trastornos de personalidad: A – esquizoide, esquizotípico, paranoide; B – borderline, antisocial, narcisista, histriónico; C – dependiente, evitativo, obsesivo-compulsivo), basado en una concepción categorial, comentan dos investigaciones:

  1. La de Blais (1997), en la que encuentra cuatro factores comunes: a) reactividad emocional (neuroticismo del B5M, borderline y dependiente del DSM); b) baja afabilidad (ausencia de afabilidad en B5M, cluster A del DSM); c) orientación social (extraversión del B5M, narcisista y histriónico del DSM); d) salud emocional (conciencia y apertura del B5M, ausencia de características antisociales en DSM).
  2. La de Schroeder et al. (1992), quien utiliza un cuestionario para medir los conceptos de personalidad del DSM, el DAPP-BQ (Evalua-ción Dimensional de la Patología Básica de Personalidad), en el que se encuentran cinco factores: a) neuroticismo, ansiedad, labilidad afectiva, desconfianza y vínculo inseguro; b) extraversión, búsqueda de sensaciones; c) expresión restringida; d) apertura, ausencia de rechazo y de desaprobación interpersonal; e) conciencia y compulsividad.

En general, los Trastornos de Personalidad Esquizotípico y Obsesivo-Compulsivo son los que se relacionan menos con los conceptos propuestos por el Modelo de los Cinco Factores.

Para medir los constructos del Rorschach se utilizó una revisión del propio Mihura sobre la propuesta de Meyer et al en 1999, el RRS, que incluía auto y heteroevaluación así como las puntuaciones del protocolo del Rorschach, describiendo una estructura de seis factores: a) narcisismo, agresividad y dominancia; b) distorsión perceptiva y trastornos de pensamiento; c) dependencia pasiva, vulnerabilidad e inferioridad; d) salud emocional y eficacia en el afrontamiento; e) implicación social y emocional; f) defensas intelectuales y carácter obsesivo.

Los 262 items del RRS se redactan de forma más comprensible y se disminuyen a 187 (p.e., si antes uno de los items era “No puede funcionar adecuadamente porque está saturado temporalmente por estresores vitales o malestar emocional” ahora será “No puede funcionar bien actualmente debido a un estrés vital temporal”).

Para determinar el solapamiento entre el Modelo de los Cinco Factores, el del DSM-IV y el del Rorschach utilizaron una muestra de 182 observadores, estudiantes universitarios, cada uno de los cuales debía traer datos de un sujeto conocido que tuviera problemas psicológicos. Los materiales utilizados para efectuar las valoraciones fueron el RCS (176 items) – vinculado al Rorschach-, el IPIP (300 items) – vinculado al Modelo de los Cinco Factores- y el PDQ-IV (99 items) – vinculado al DSM-IV. El procedimiento estadístico utilizado fue el análisis factorial.

Los resultados fueron los siguientes:

1. El RCS permitió determinar seis factores: a) agresividad, dominancia y narcisismo; b) distorsión perceptiva y cognitiva; c) problemas de afrontamiento, vulnerabilidad y distrés; d) constricción expresiva y emocional; e) necesidad y dependencia interpersonal; y f) funcionamiento efectivo.

Las escalas descritas por el RCS (1) fueron las siguientes:

– Relacionadas con el Modelo de los Cinco Factores:

  • Neuroticismo (21 items)
  • Extraversión – sociabilidad (8 items)
  • Apertura – sensibilidad emocional (12 items)
  • Afabilidad vs Hostilidad (14 items)
  • Conciencia – Perfeccionismo (5 items)

– Escalas vinculadas a otros constructos:

  • Evitación defensiva del afecto negativo (13 items)
  • Yo polarizado y representaciones objetales (12 items)
  • Limites psicológicos difusos (10 items)
  • Distorsiones perceptivas (8 items)
  • Narcisismo (8 items)
  • Afrontamiento efectivo (6 items)
  • Necesidad de dependencia de otros (6 items)
  • Pensamiento global, vago e impresionista (5 items)
  • Proyección e identificación proyectiva (4 items)
  • Desorden formal del pensamiento (3 items)
  • Lagunas en la memoria o en la experiencia (3 items)
  • Espontaneidad emocional (2 items)
  • Preocupación sexual (2 items)
  • Atención a detalles pequeños o inusuales (2 items)

2. En cuanto al solapamiento por parejas, destacar:

  • que el Modelo de los Cinco Factores y el RCS comparten dos factores: a) apertura – B5M – y Agresividad, Dominancia y Narcisismo – RCS (correlación negativa -.82) y b) neuroticismo – B5M – y Problemas de Afrontamiento, Vulnerabilidad y Factor de Distrés – RCS (correlación positiva .75)
  • que el Modelo de los Cinco Factores y el del DSM-IV comparten tres factores: a) apertura – B5M – y Antisocial y Narcisista – DSM-IV (correlación positiva .82); b) neuroticismo – B5M – y Neurótico y Dependiente – DSM-IV (correlación positiva .70); y c) extraversión – B5M – y Antisocial y Desconfiado – DSM-IV (correlación negativa -.62)
  • que el Rorschach y el DSM-IV comparten dos factores: a) Agresividad, Dominancia y Narcisismo – RCS – y Antisocial y Narcisista – DSM-IV (correlación positiva .62) y b) Problemas de Afrontamiento, Vulnerabilidad y Distrés – RCS – y Neurótico y Dependiente – DSM-IV (correlación positiva .72).

3. Por último, respecto al solapamiento de los tres modelos, se describen dos constructos de personalidad:

a) Rasgos narcisistas y antisociales (ausencia de Afabilidad en el B5M; Agresividad, Dominancia y Narcisismo en el RCS; Trastornos Narcisista y Antisocial del DSM-IV)

b) Neurosis con necesidad de otros para el afrontamiento (Neuroticismo en el B5M; Problemas de Afrontamiento, Vulnerabilidad y Distrés en el RCS; Trastorno Neurótico y Dependiente en el DSM-IV)

En base a este último solapamiento se seleccionaron 140 items que en el análisis factorial permitían explicar la mayor varianza, obteniéndose una estructura de seis factores:

Factor 1: Autocentramiento

Factor 2: Baja flexibilidad del yo

Factor 3: Extraversión

Factor 4: Conciencia en la tarea

Factor 5: Apertura a las ideas

Factor 6: Constricción expresiva y emocional

En el factor 1 puntuaría la Afabilidad del B5M, el Trastorno Antisocial y Narcisista del DSM-IV y la Agresividad, Dominancia y Narcisismo del RCS. En el factor 2 puntuaría el Neuroticismo del B5M, el Trastorno Neurótico y Dependiente del DSM-IV y el Problema de Afrontamiento, Vulnerabilidad y Distrés del RCS. En el factor 6 nos basaríamos tan sólo en el RCS.

En la discusión se comenta que los cinco factores del B5M se mantienen, que de los seis factores del RCS cinco coinciden con el antiguo RRS y el último es propio ( defensas intelectuales y obsesivas) y que los tres clusters de los Trastornos de Personalidad del DSM-IV corresponden a Antisocial y Narcisista (cluster A), Neurótico y Dependiente (cluster B) y Antisocial y Desconfiado (cluster C).

Por último se dan algunas indicaciones para la terapia en base a los constructos del RCS:

a) el Autocentramiento, vinculado a relaciones objetales problemáticas, se podría considerar un indicador de pronóstico desfavorable

b) un nivel moderado de Baja Flexibilidad del Yo podría indicar accesibilidad a una psicoterapia más directiva y de apoyo

c) aquellos que tienen poca Extraversión tenderán al aislamiento social y a la evitación

d) los que tienen poca Conciencia tendrán también poca capacidad de iniciativa propia de forma que requerirán que se les prescriba explícitamente tareas para fuera de la psicoterapia

e) los que tienen Apertura a la Experiencia preferirán terapias exploratorias que utilicen analogías y metáforas

f) aquellos que muestren Constricción Emocional y Expresiva tendrán dificultades para la expresión verbal y emocional a lo largo de la psicoterapia.

(1) para consultar la propuesta original de Meyer respecto al RRS dirigirse al Journal of Personal Assessment, 1999, 73, 199 – 244 (The Rorschach Rating Scale: Item adequacy, Scale Development and relations with the Big Five Model of Personality).

Resumit per Yolanda González

Bibliografia recomanada per Rorschach Workshops, Segona Edició.

Ens complau informar-vos que s’ha realitzat una segona edició de la bibliografia recomanada per Rorschach Workshops, traduïda al castellà.

S’ha editat en 2 volums: el primer recull la traducció dels articles recomanats per al Nivell I i II de la assignatura del Rorschach impartida en la SCRIMP, i el segon la recomanada per al nivell III.

Aquest nova edició inclou nous articles que no van ser publicats en la primera. Per aquesta raó també s’ha editat un Annex amb les noves traduccions , a fi que tots aquells que ja havien adquirit la primera puguin gaudir de tots els articles.

Aquestes dues edicions han estat possibles gràcies a la col·laboració desinteressada de diferents membres de la SCRIMP que s’han ofert a traduir els articles.

Des del butlletí volem agrair-los la seva col·laboració i anirmar-vos a tots vosaltres a adquirir aquestes publicacions.

També, com a mostra d’agraïment a l’esforç desinteressat d’aquests companys en traduir-nos tots aquests articles, us preguem que eviteu la seva fotocòpia.

Els interessats en adquirir aquest 2 nous volums o l’Annex a la primera edició ho podeu fer contactant amb la secretaria de la SCRIMP, Maria Teresa Roura.

Gràcies a tots per la vostra col·laboració.

La Crips